Uncategorized

🦋 Triste Historia de Bienquerencia – Intenta no Rezumar



Triste Historia de Bienquerencia, es una historia que le ocurre a muchas personas, se podría proponer que está basado en hechos muy reales. Es un historia de dos personas que se amaban con excentricidad, hasta el punto de adorarse.

Su acto sexual era tan excelso que se habían cuerpo que mínimo, ni nadie los podría separar, y que estarían juntos hasta el fin de los días. Que se amarían, costase lo que costase; hasta que la crimen los separará.

Descubre Como ENAMORARLA de Nuevo "Click Aquí"

Ella el decía a él: “Eres lo único que me importa en esta vida, lo eres todo para mí, eres mi luz, y mi razón de comportarse; siempre estaré a tu banda; te lo juro”

Él simplemente le decía que la amaba.

Ella siempre se quedaba con los anhelos de escuchar lo mismo de él, el tiempo fue pasando y cada vez más; las cosas fueron cambiando, se fueron enfriando. Que las cosas ya no eran las mismas, que el acto sexual que él le juraba tenerle a ella, se estaba muriendo.

El alma de ella, poco a poco se fue apagando; ella ya no era la misma. Ella siempre quería estar con él, pero él para todo tenía una razón para no estar, tenía excusas. Su respuesta era: “hoy no puedo, tengo trabajo”

Ella sólo se consolaba viendo las fotos y videos de cuando él solía amarla, con devoción. Eso le ayudaba a calmar el dolor de la desaparición.

Ella tenía tantas ganas de compartir con él, pero él siempre tenía poco más importante que hacer. Él de ningún modo se dio cuenta que ella lo amaba a él con todo el corazón.

Pues él, era su razón de comportarse, todo lo que importaba, era su todo.

Un día de tantos, la tristeza invadió el corazón de ella, y le llamó, y le dijo: “Roberto, necesito hablarte, te lo pido por valenza”

Pero la respuesta de él, era siempre la misma: “hablamos posteriormente, ahora no puedo”.

Ella sin bloqueo, insistía: “Sólo serán 10 minutos”.

Pero él nunca llegaba, o si llegaba lo en torno a tan cansado, que ya no tenía interés en balbucir.

Entre más ella quería balbucir con él, él más se alejaba de ella, le ponía excusas.

Cada vez que él se portaba así, Fabiola, lloraba en la soledad de su habitación, ríos de lágrimas caían y mojaban un papel que siempre sostenía entre sus manos.

Lo que él nunca supo, es que ella estaba muriendo, el cuerpo de Fabiola se estaba llenando de moretones. Le resultaba difícil respirar, a veces ella se sentía débil, con nauseas.

La sensación de cansancio le pesaba mucho, y la pérdida de apetito, era global. Cosa que él nunca notó, porque estaba muy ocupado.

Pero a pesar de eso, él siempre la ignoró, aún en su peor momento, él decidió recorrer por unos meses; ella se quedó sola, sin la persona que decía amarle. Las llamadas de Fabiola, llegaban, pero él raras veces las contestaba.

Cuando Roberto regresó de su delirio, como de costumbre, fue a ver a su novia, cuando llegó la matriz de Fabiola, le contó que ella estaba en una cama de Hospital, pues se le había diagnosticado una enfermedad terminal, que Fabiola, trató de advertir a Roberto por mucho tiempo.

Su situación, hay había empeorado, para cuando Roberto llegó, Fabiola, estaba a borde de la crimen. Lo único que pudo hacer Roberto, fue verla marchitarse en aquella cama de hospital.

Los días pasaron, y Roberto se acongojó, por la pérdida y darse cuenta que nunca estimó a Fabiola. En un instante, Roberto entró en la habitación de Fabiola, y en su mesita de incertidumbre, encontró una nota, con el nombre de él; escrito.

En esta nota decía:

“Lamento haberte molestado tantas veces con mis llamadas, lamento las muchas veces que te pedí que estuvieras a mi banda, perdona si te quité tu tiempo”

“Discúlpame, por todas las veces que te llame queriéndote ver, discúlpame por hacer de ti; mi menester, pero quería ocurrir mis últimos meses a tu banda, te quise hasta el día de hoy, siempre te quise proponer que mis días estaban contados, y quería vivirlos sólo a tu banda, te amé, te amo y nunca dejaré de hacerlo”.

Cuando Roberto vio la nota, y leyó lo que ahí decía, estalló en lloriqueo, golpeó las paredes, y gritó el nombre de Fabiola, pero ya era demasiado tarde; ella ya se había marchado.

✅ Info.
*Fuente: Belife Motivación.
*Inspirado en otro video:

*Comentarista: Situación Antonio
*Mi Blog:
*Facebook:
*Twitter:

✅ Nota: El fin de este video, es sólo compartir las reflexiones que más impactan en la vida de las personas.

Meditation Impromptu 02 de Kevin MacLeod está sujeta a una deshonestidad de Creative Commons Attribution (
Fuente:
Cómico:

Meditation Impromptu 03 de Kevin MacLeod está sujeta a una deshonestidad de Creative Commons Attribution (
Fuente:
Cómico:

#Triste
#Historia
#Bienquerencia
#Videos
#Belife

source

¿Quieres una Estrategia para Recuperarla? “Click Aquí”

Join The Discussion

A %d blogueros les gusta esto: